DERMATOSIS GLUTEA SENIL

placa hiperqueratósica liquenificada en nalga izquierda de unos 3cm, no descamativa ni exudativa con eritema en forma triangular en surco glúteo

DERMATOSIS GLUTEA SENIL

(Last Updated On: 11 marzo, 2020)

Descripción del caso

Dermatosis glutea senil, una entidad en auge

Varón de 73 años de edad con antecedentes de hipertensión arterial, dislipemia, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, hepatopatía por virus hepatitis C crónica y psoriasis en placas que consulta a su médico de familia por lesión glútea de meses de evolución. Refiere que des de jubilación ha perdido peso y que lleva una vida sedentaria, pasando largos periodos de tiempo sentado.

Explica lesión diferente a las placas que habitualmente presenta de psoriasis, ya que no es pruriginosa. Tampoco es dolorosa ni presenta exudados.

 placa hiperqueratósica liquenificada en nalga izquierda de unos 3cm, no descamativa ni exudativa con eritema en forma triangular en surco glúteo
Fig. 2

Exploración y pruebas complementarias

Al examen físico presenta placa hiperqueratósica liquenificada en nalga izquierda de unos 3cm, no descamativa ni exudativa con eritema en forma triangular en surco glúteo (Figura 1).

Desde atención primaria se pauta urea al 30% y se indica evitar largos tiempos de sedestación junto con alivio de la presión mediante almohada. Se realiza derivación a dermatología para valorar biopsia de la lesión.

La biopsia se informa como una hiperplasia epidérmica con hiperqueratosis y ectasias dérmicas sin signos de malignidad que clínicamente se filia como dermatosis glútea senil.

Orientación diagnóstica: Dermatosis glutea senil (SGD)

Diagnóstico diferencial

Ulcera por presión (UPP), amiloidosis sacroanal, liquen simple crónico.

Comentario final

La dermatosis glútea senil es una entidad frecuente que en los últimos años ha cobrado importancia debido al envejecimiento de la población.

Fue descrita por primera vez en Japón en el año 1978. Se trata de una entidad que aparece sobretodo en individuos menores de 75 años, con bajo peso y que pasan largos periodos en sedestación.

Resulta difícil de distinguir de las UPP, de hecho hay dermatólogos que defienden que es una variante de éstas.

Como médicos de familia debemos tener en cuenta esta entidad ya que somos los responsables del manejo de pacientes con patologías crónicas y debemos procurar por su calidad de vida.

Bibliografía:

  • Bolognia, J., Schaffer, J. and Cerroni, L. (2018). Dermatología. 4th ed. Barcelona: Elsevier, p.1586.

Autora.

Marta Valls Gay, Médico Residente de 3º año de Medicina Familiar y Comunitaria. ABS Roquetes-Canyelles


@lapellcamfic
GdT dermatologia CAMFiC
dermato@camfic.org
@lapellcamfic

También te puede interesar:

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: