¡Me he quemado!

quemadura mano

¡Me he quemado!

(Last Updated On: 10 junio, 2019)

Acude a urgencias de Atención Primaria, un hombre de 42 años sin antecedentes patológicos de interés. Consulta por quemadura dolorosa en la mano derecha de 12h de evolución, que se hizo con aceite hirviendo.

A la exploración presenta edema y ampollas a prácticamente todo el dorso de la mano, con sensibilidad conservada.

quemadura segundo grado

Fuente:  A. Pascual – A. Casaldàliga

QUEMADURAS

Las quemaduras son lesiones caracterizadas por el daño o lesión de la piel y/o tejidos subyacentes, que pueden ser consecuencia de un mecanismo físico o químico, ya sea térmico  (calor o frío), sustancias químicas, eléctrico, radioactivo o cualquiera de sus combinaciones. El resultado es la muerte celular y la necrosis de los tejidos afectados.

La valoración inicial del paciente quemado es fundamental para disminuir la morbimortalidad, las complicaciones, y del síndrome del gran quemado.

Los principales factores que determinan la gravedad son:

1. La profundidad:

Fuente: Fisterra


2. La extensión:

Es importante el cálculo aproximado de la superfície corporal total quemada (SCTQ), ya que a mayor extensión, mayor riesgo de repercusiones sistémicas graves e inmediatas (no se incluyen quemaduras de 1r grado).

Regla del nueve (Wallace) 🡪 sólo válida en adultos

Fuente: Fisterra

  1. Regla del 1% o de la palma de la mano: la palma de la mano del paciente con los dedos extendidos y juntos representa el 1% de la superfície corporal total del paciente. Útil en adultos y niños de >1 año.
  2. En niños: Tabla de Lund y Browder o Esquema del Royal Hospital for sick children de Edimburgo
  3. La zona anatómica afectada: las quemaduras en cara, cabeza, cuello, genitales, zona perianal y zonas de flexión conllevan una mayor gravedad (más riesgo de complicaciones respiratorias, infecciones y secuelas graves).
  4. Edad del paciente: los lactantes, niños y adultos mayores de 60 años presentan menor resistencia al trauma que representa una quemadura.
  5. Etiología de las quemaduras: las quemaduras por electricidad, las químicas, las producidas por radiaciones, las causadas por fuego en lugares cerrados con inhalación de humo conllevan un elevado riesgo de complicaciones.
  6. Estado de salud previo del paciente

Tratamiento

Debemos averiguar la etiología¸ retirar la ropa de la zona quemada y refrigerar la quemadura con solución salina fisiológica (SSF) o agua potable durante mínimo unos 30 minutos. En caso de quemaduras sucias o alto riesgo de contaminación, se limpiará con agua y jabón.

Actualmente se recomienda desbridar las flictenas y retirar todo el tejido desvitalizado posible salvo en las ampollas con diámetro menor a 6mm.

Generalmente se recomienda la cura en ambiente húmedo, basada en la aplicación de apósitos que mantienen la propia humedad de la lesión, controlan el exudado, provocan desbridamiento autolítico y estimulan una cicatrización más fisiológica.

El tipo de apósito utilizado puede variar en función de las características de la quemadura, el riesgo de infección, la adaptabilidad a la zona, la evolución o la frecuencia de curas.

Complicaciones

Debemos evaluar el dolor y tratarlo en caso necesario. Si la quemadura presenta signos de infección debemos tratarla con antibiótico tópico y/o sistémico según el grado de afectación. También debemos de tener en cuenta los trastornos de la cicatrización, de tipo estético, funcional o degenerativo.

Según el grado de extensión de la quemadura, la zona afectada, la etiología, la edad o los antecedentes patológicos del paciente, puede requerir derivación hospitalaria o a una unidad de quemados.

Volviendo a nuestro paciente…


Se trata de una quemadura de segundo grado superficial, de aproximadamente un 2% de la superficie corporal, en un paciente <60 años y sin antecedentes patológicos a destacar.

En este caso se derivó al hospital de referencia, dónde fue valorado por cirugía plástica, se le iniciaron curas con plata en crema (Silvederma) y se le retiraron las ampollas. Se indicaron curas diarias en su Centro de Atención Primaria y seguimiento de las curas por parte de cirugía plástica. Se utilizaron también apósitos de espuma de poliuretano.

A los 4 días de las curas:  

Fuente: I. Cornet

El paciente precisó curas y seguimiento por cirugía plástica durante 3 semanas, con buena evolución y sin complicaciones añadidas.

Bibliografía:

Autora:

Àngels Casaldàliga Solà.

Médica de familia y comunitària en el CAP Sant Joan de Vilatorrada, ICS Catalunya Central.

GdT Dermatologia CAMFIC

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: