Tengo una mancha blanca

Mancha hipocromica

Tengo una mancha blanca

(Last Updated On: 23 agosto, 2018)

Tengo una mancha blanca. Efectos indeseados en terapias usadas en nuestra consulta con cierta frecuencia, y que debemos tener en consideración

Caso clínico: 

Paciente mujer de 31 años que consulta por una mácula hipocrómica de unos 2 cm de diámetro en zona de epicóndilo externo de brazo D.

No prurito ni dolor.

Antecedentes Patológicos:

Epicondilitis en tratamiento con AINEs e infiltraciones, cefalea tensional y fumadora.

Tengo una mancha blanca Tengo una mancha blanca Tengo una mancha blanca Tengo una mancha blanca

¿Cuál sería el Dx más probable?

Dx: atrofia e hipopigmentación cutánea secundaria a infiltración con corticoides.

La hipopigmentación es un efecto secundario dermatológico poco común de los corticoides inyectables. Se produce con un período de latencia que varía de semanas a meses posterior a la infiltración. En la mayoría de los casos documentados, la zona hipopigmentada empieza a repigmentar en menos de un año o después de la inyección.

Patogenia 

Se desconoce la patogenia exacta de la hipopigmentación secundaria al uso de corticoides intralesionales. Aunque se atribuye a una disminución en el número y la actividad de los melanocitos secundaria al bloqueo en la producción de mediadores químicos, como las prostaglandinas y los leucotrienos, producidos por diferentes células de la epidermis.

Los corticoides podrían inhibir la función melanocíticos bloqueando la producción de estos mediadores.

La atrofia cutánea por corticoides se produce por la acción antiproliferativa que ejercen los corticoides sobre los fibroblastos y queratinocitos. Y por la alteración del metabolismo de las proteínas de la matriz extracelular.  Así como la disminución de la síntesis de lípidos intercelulares. Los corticoides también producen vasoconstricción, con lo cual facilitaría la trombosis y embolización, favoreciendo la hipoxia local de los tejidos y, en los casos más extremos, la necrosis de los mismos.

La epicondilitis es motivo relativamente frecuente de consulta e incapacidad laboral transitoria en nuestro medio. Por lo que conlleva importantes costes económicos.

La terapia oral es a menudo insuficiente porque tiene un beneficio limitado de su uso a largo plazo y el acceso a la fisioterapia es limitado. Las infiltraciones tienen su lugar en el manejo de estas enfermedades y se puede realizar desde las consultas de atención primaria. La atrofia es una complicación poco frecuente y con una relevancia clínica escasa.

Su carácter es más estético que clínico, y la posibilidad de recuperación ad integrum hacen que si bien debemos considerarla una posible complicación, no sería motivo para suspender las indicaciones de las infiltraciones.

 

 

Autora:

Zulema Martí i Oltra, Medic@ de familia

 

@lapellcamfic

GdT dermatologia CAMFiC
dermato@camfic.org
@lapellcamfic

 

 

 

 

 

 

 

 

Únete a nuestro Google + para compartir y comentar casos   

google plus

 

 

 

 

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: